Una fiesta en Bling Bling anterior a la pandemia de coronavirus / BLING BLING
Una fiesta en Bling Bling anterior a la pandemia de coronavirus / BLING BLING

El ocio nocturno exige replantear la apertura de salas tras el concierto de Apolo

Los empresarios utilizarán el resultado de la prueba para reclamar responsabilidad patrimonial

Guardar
Periodista

La patronal del ocio nocturno Spain Nightlife utilizará el resultado de la prueba piloto de la Sala Apolo de Barcelona, donde se llevó a cabo un concierto con 500 asistentes sin que ninguno resultara contagiado, como argumento para reclamar responsabilidad patrimonial al Estado y las comunidades.

Discotecas y salas de fiestas de toda España, cerradas desde hace meses por las administraciones para evitar contagios de COVID-19, aseguran estar en la ruina y esta Nochevieja, uno de los días de más actividad del sector, tampoco podrán abrir.

"LOS RESULTADOS SON CONTUNDENTES"

La patronal considera que el estudio llevado a cabo en Barcelona por Primavera Sound, la Fundación Lucha contra el SIDA y las Enfermedades Infecciosas y el Hospital Universitari Germans Trias i Pujol de Badalona aporta optimismo al sector, pues concluye que, si se adoptan las medidas de prevención necesarias, acudir a un concierto en un espacio cerrado no predispone al contagio.

"Los resultados son contundentes y permiten afirmar que, si se reproduce un estudio con las mismas condiciones, los resultados serían siempre los mismos. Es seguro llevar a cabo este tipo de actividades y conciertos", explica el doctor Josep Maria Llibre, uno de los responsables del estudio.

Según el secretario general de Spain Nightlife, Joaquim Boadas, el resultado de este ensayo supone "un hito importantísimo para el sector", pues "hace ver la luz al final del túnel un poquito más cerca".

17.000 MILLONES EN PÉRDIDAS

"También nos permite acreditar que la administración debiera de haber ofrecido a los locales de ocio nocturno de toda España la posibilidad de acogerse a estas medidas, mucho más proporcionadas, igual de seguras y mucho menos letales que la fórmula fácil de cerrarlo todo y, además, sin ayudas", lamenta Boadas, que considera "imperdonable" la decisión de las administraciones.

La patronal entiende que existe una "clarísima responsabilidad patrimonial" de los gobiernos estatal y autonómicos y recuerda que el daño causado al sector del ocio nocturno en España asciende ya a 17.000 millones de euros.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.