Una trabajadora de los servicios sociales de Barcelona en una imagen de archivo / AJUNTAMENT DE BARCELONA
Una trabajadora de los servicios sociales de Barcelona en una imagen de archivo / AJUNTAMENT DE BARCELONA

Una multinacional se lleva un contrato de 5,9 millones para buscar pisos a personas vulnerables

El Ayuntamiento modifica la forma de contratación de los servicios de ayuda a personas necesitadas y se pone en manos del antiguo Grupo Barceló

Guardar
Periodista

La multinacional Ávoris Retail Division cobrará casi 5,9 millones de euros durante este año para realizar labores de intermediación con hoteles, hostales, pensiones o apartamentos turísticos que deben albergar a mujeres víctimas de violencia machista, víctimas de tráfico de seres humanos e inmigrantes y refugiados. Se trata, pues, de personas o familias en riesgo de exclusión social y con especial vulnerabilidad. El contrato fue adjudicado por el Ayuntamiento de Barcelona el pasado 29 de noviembre, el penúltimo día hábil del año 2022, a pesar de que el plazo para presentar ofertas se había cumplido en agosto pasado.

El voluminoso encargo, económicamente hablando, se dividirá en dos partes: casi 760.000 euros se destinarán a alojamiento y ayudas a mujeres maltratadas que deben huir de sus maltratadores. Más de 5,1 millones de euros serán para acoger a inmigrantes y refugiados. El contrato depende de la dirección de los Serveis d’Immigració i Refugi (Servicios de Inmigración y Refugio), que gestiona el Servei d’Atenció a Immigrants, Estrangers i Refugiats (Servicio de Atención a Inmigrantes, Extranjeros y Refugiados, SAIER), que casi a diario ha de proveer alguna vivienda a personas necesitadas. “Debido a la situación de saturación de los equipamientos para las personas sin hogar, y la no disponibilidad de otras alternativas de alojamiento temporal, se hace imprescindible contratar pensiones, hoteles y manutenciones mientras no se encuentran soluciones más a largo plazo o la persona usuaria marcha a otros destinos”. Lo mismo ocurre con las personas que llegan demandando asilo. "A menudo, las rigideces del programa estatal provocan que temporalmente se requiera alojamiento para estas personas solicitantes", explican los informes municipales sobre el particular.

CAMBIO DE MODELO

Los informes relatan también que en el marco de los recursos destinados a víctimas de tráfico de seres humanos, la obtención de alojamiento especializado, temporal y con garantías de seguridad es esencial, ya que muchas de las personas víctimas de esas redes están amenazadas y “el 65% de las víctimas identificadas con mujeres y niñas, lo que marca claramente el impacto de género de este delito y la necesidad d proveer para este colectivo recursos específicos”.

Es cierto que la asistencia a estas víctimas ya se está impartiendo a través del Institut Municipal de Serveis Socials (Instituto Municipal de Servicios Sociales, IMSS), pero no es suficiente. “Desde 2020, dada la relevancia económica y social de este servicio, desde los servicios técnicos municipales se ha trabajado en un modelo evolucionado que permita mejorar el servicio y las condiciones de la prestación del mismo tanto por el usuario como por la propia Administración. Una de las conclusiones es la diferencia de necesidades entre las personas usuarias derivadas por los servicios sociales y las derivadas por las dos direcciones de la gerencia. Teniendo en cuenta este punto, se ha tomado la decisión de modificar la forma de contratación, pasando a la contratación de una prestación de servicios”.

Trabajadores en el Instituto Municipal de Servicios Sociales / AJ BCN
Trabajadores en el Instituto Municipal de Servicios Sociales / AJ BCN

UNA OFERTA TEMERARIA

Curiosamente, la única empresa que presentó oferta fue Ávoris, pero con la particularidad de que su oferta fue calificada de temeraria, ya que era anormalmente baja: en números redondos, el presupuesto previsto por los técnicos municipales era de 7.700.635 euros por año, pero la oferta de la compañía licitadora fue de 5.886.849 euros, lo que hizo que los técnicos abriesen un expediente y pidiesen justificaciones de ese precio a la compañía, so pena de no adjudicar el contrato.

El informe final del Ayuntamiento acepta las tesis de Ávoris sobre precios muy ajustados en gastos de personal y la disminución de su beneficio. Además, “Avoris Retail Division, operando bajo la marca comercial BCD Travel, es la agencia de viajes minorista del Grupo Ávoris (anteriormente denominado Grupo Barceló), especializada en viajes corporativos, con un volumen de negocio anual suprior a 500 millones d euros. El Grupo Ávoris es uno de los grupos turísticos más importantes a nivel nacional. Este hecho importante les permite disponer de unas negociaciones muy ventajosas con todos sus proveedores, tanto a nivel nacional como internacional (compañías aéreas, cadenas hoteleras, compañías de alquiler de vehículos, etc), obteniendo condiciones y retribuciones especiales y exclusivas de los mismos, a causa de su capacidad de compra. Estas condiciones especiales y exclusivas permiten trasladar a sus clientes ofertas muy ventajosas y diferenciadoras”.

45 MILLONES EN CONTRATOS

Por tanto, los responsables municipales concluyen que la oferta que en principio era anormalmente baja “no implicará un riesgo para el cumplimiento de las obligaciones derivadas del contrato y que ha quedado aclarada la viabilidad de la oferta sin afectar a las condiciones del contrato. Por tanto, recomendamos que no se considere baja temeraria y no se excluya de la valoración de los criterios automáticos económicos”. Esta luz verde le reportará, además, poder optar a una prórroga de un año de contrato más, lo que le reportaría otros 5,9 millones de euros adicionales.

El grupo Ávoris ha sido uno de los más beneficiados con los contratos de emergencia de los servicios municipales durante la pandemia. Tanto que en los últimos tres años los contratos firmados por el Ayuntamiento de Barcelona ascienden, como mínimo a más de 45 millones de euros, en su totalidad destinados al alojamiento temporal de personas en riesgo. Si bien en los primeros meses de la pandemia ya tenía dos adjudicaciones de poco más de un millón de euros, en junio de 2020 llegó el primer gran contrato de emergencia por más de 6 millones de euros. Tras algunas contrataciones especiales por algo más de un millón de euros adicionales, en noviembre de ese año se llevó otro pellizco de casi 10,5 millones de euros. A partir de ahí, los contratos le llovieron: además de urgencias por 250.000 o 300.000 euros, en diciembre de 2020, el IMSS le otorgó otro contrato por más de 8 millones. Y así sucesivamente.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.