Fachada del restaurante italiano atacado con la pintada “Habla catalán o emigra” / E.G.
Fachada del restaurante italiano atacado con la pintada “Habla catalán o emigra” / E.G.

Ola de solidaridad con la pizzería atacada por ultras indepes

La dueña de restaurante ha sido amenazada por no atender en catalán

Guardar
Periodista

Las redes sociales se vuelcan con la pizzería Marinella, atacada la madrugada del viernes por un grupo de ultras independentistas, hasta ahora desconocidos. El local amaneció con diversas pintadas amenazantes, entre las que se podía leer “habla catalán o emigra” en la pared. El texto iba acompañado de un “33”, que significa “Cataluña catalana”, un mensaje habitual entre los círculos neonazis catalanes.​

Pese a su intento de amedrentar a la dueña italiana del local por no dominar el catalán, los radicales xenófobos autores del ataque han logrado todo lo contrario. Diversos barceloneses se han acercado hasta la pizzería, situada en el barrio de El Clot, para pedir uno de sus platos y compartir una imagen en redes sociales bajo la etiqueta #YoConRestauranteMarinella. También políticos de diferentes partidos han mostrado su solidaridad con el local. 

SOLIDARIDAD DE LOS PARTIDOS

El primer teniente de alcalde de Barcelona, Jaume Collboni, ha advertido de que "llenar locales con pintadas xenófobas como estas nunca puede ser el camino". "Todo mi apoyo a la propietaria del restaurante Marinella ante los mensajes de odio que está recibiendo", ha agregado Collboni. 

También se ha sumado al apoyo en las redes a este restaurante el diputado de los comunes David Cid: "Esto es fascismo, se escriba en catalán o en castellano". Por su parte, el concejal del PP en Barcelona Óscar Ramírez ha expresado su "rotunda condena a las amenazas xenófobas y racistas que está recibiendo la propietaria del restaurante Marinella por hablar en castellano".

DENUNCIA

Tras el ataque, la dueña denunció ante los Mossos d'Esquadra las amenazas, que investigan el caso, tal y como avanzó el viernes este medio. 

Cabe recordar que todo se inició a principios de diciembre por una discusión aparentemente trivial con un cliente. La dueña, originaria de la isla de Cerdeña, le pidió que si le hablaba en catalán lo hiciera despacio para entenderle, según explicó ella a Metrópoli Abierta. El cliente se quejó del caso en las redes sociales, donde colgó un mensaje en Twitter asegurando que en la pizzería Marinella "no te atienden en catalán y que, además, si te quejas, la dueña se ofende y te vas a casa sin la pizza".

De momento se desonoce si hay grupos organizados tras el ataque. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.