Elsa Artadi y Xavier Trias, en un acto de JxCat, en una imagen de archivo / EFE
Elsa Artadi y Xavier Trias, en un acto de JxCat, en una imagen de archivo / EFE

El caos en JxCat impulsa la ‘operación Biden’ en Barcelona

La presión de distintos grupos lleva a buscar a Xavier Trias como alternativa a Elsa Artadi para unir sensibilidades y lograr un buen resultado

Guardar
Manel Manchón
Periodista
Actualizado: 07/03/2022 08:45 h.

Nervios, teorías distintas y valoraciones diversas sobre posibles candidatos. El caos organizativo en JxCat, que debería resolverse en el congreso previsto para julio de este año, impulsa la llamada ‘operación Biden’, que presenta muchos inconvenientes, pero también un posible triunfo: la unión de todos los sectores. Se trata de animar al exalcalde de Barcelona, Xavier Trias, a que sea el candidato a la alcaldía, como alternativa a Elsa Artadi, si los distintos sondeos internos en los próximos meses no ofrecen los resultados esperados. La 'madurez' de Trias, emulando la experiencia del presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

El problema principal en JxCat es que el secretario general, Jordi Sànchez, no logra tomar las riendas de una organización plural, que no sabe todavía lo que quiere ser ni cómo puede competir con Esquerra Republicana. Y eso complica las cosas para Elsa Artadi, dispuesta a que el partido aterrice, por lo menos en Barcelona, y sepa preparar un programa de gobierno que concite el apoyo de sectores sociales y económicos que solo tengan una máxima: la buena marcha y el crecimiento de la ciudad.

SECTORES ENFRENTADOS

Artadi se deja ver y querer por los sectores económicos, que la consideran como un referente si, efectivamente, toma esa senda pragmática que podría enlazar con la exConvergència Democràtica. Pero Artadi está ligada a Carles Puigdemont, que acaba de ser elegido presidente del Consell per la República, y que reclama que éste órgano, desde Waterloo, supere a los partidos políticos. Puigdemont mantiene una calculada ambigüedad en el seno de JxCat y no se decanta por ninguna fracción política, ante la desesperación de Jordi Sànchez.

Artur Mas, Elsa Artadi y Xavier Trias en un acto de JxCat / EUROPA PRESS
Artur Mas, Elsa Artadi y Xavier Trias en un acto de JxCat / EUROPA PRESS

El congreso de julio de 2022 debería esclarecer las cosas, con una dirección clara por parte de Jordi Sànchez. Pero éste, precisamente, pretende que se aplace el congreso, porque no tiene ninguna garantía de que pueda imponerse. Frente a él está el exconsejero Jordi Turull, crítico con esa idea de “aterrizar” y buscar el cuerpo a cuerpo con ERC en el terreno de la gestión y en la orientación socio-económica. Y aparece, aunque tocada por sus recientes errores, la presidenta del Parlament, Laura Borràs, que cuenta con un grupo de ‘fans’, sin experiencia ninguna en la política, pero que la promocionan como “líder y gran comunicadora”.

 

A LA ESPERA DE ENCUESTAS

¿Puede ser Elsa Artadi candidata a la alcaldía de JxCat con todos esos enfrentamientos cruzados? Esa es la incógnita que no sabe cómo resolver el partido, que ha vuelto a pensar en Xavier Trias, el único dirigente que ha sido alcalde de Barcelona desde el centro-derecha nacionalista, y que apostó por el proceso independentista, ante la incredulidad de su entorno político más cercano.

Elsa Artadi durante un acto en el Phenomena Experience / MA
Elsa Artadi durante un acto en el Phenomena Experience / MA

Trias, sin embargo, ha comunicado a sus interlocutores que no ve su vuelta a la primera línea, aunque se presta a ser un elemento muy activo en la campaña electoral. De hecho, Artadi cuenta con él, para aglutinar todos los apoyos que Trias representa. La presión a Trias dependerá de los resultados de las diferentes encuestas internas que se realizan en el partido y de cómo se conjugen los intereses de las diversas facciones.

Jordi Sánchez, según las fuentes consultadas, es consciente de su falta de liderazgo en el conjunto del partido, y por ello querría aplazar el congreso, que, si no es fructífero, podría estallar en la cara de todos los alcaldables, a menos de un año de las elecciones.

LA FIGURA DE SANDRO ROSELL

Los nervios se incrementan, porque JxCat, que obtuvo cinco concejales en las elecciones de 2019, no acaba de lograr una línea ascendente. Y el objetivo sería llegar, con ciertas garantías a los siete u ocho ediles y buscar un acuerdo con el PSC, al que se le atribuye la victoria, a poco bien que lo haga frente a los comunes de Ada Colau. El modelo es el pacto de la Diputación de Barcelona. Pero, ¿puede Artadi subir hasta ese resultado, o se necesitará una figura como Xavier Trias para recuperar a miles de electores que entiendan que está en juego “la prosperidad de la ciudad, tras ocho años de políticas populistas de Ada Colau”?, como apuntan las mismas fuentes.

Sandro Rosell, en una imagen de archivo / EUROPA PRESS
Sandro Rosell, en una imagen de archivo / EUROPA PRESS

Otro elemento que genera en las últimas semanas mucha confusión es la posible candidatura del expresidente del F.C.Barcelona, Sandro Rosell. Una de las ideas que maneja Rosell –hijo de un fundador de Convergència—es crear una plataforma propia. Pero se confía en que, si da el salto a la política, pueda colaborar o enrolarse en la candidatura de JxCat. Si lo hace, ¿debería ser el candidato?

Todas esas son las dudas que se viven en el seno de JxCat, que sigue sin ser, ahora, un partido político con una línea definida. Mientras, Elsa Artadi madura la decisión de continuar o no como portavoz de JxCat, para conseguir dos cosas al mismo tiempo: desmarcarse de la figura de Puigdemont –aunque él mismo ya lo hace respecto de JxCat— y centrarse en la política municipal para ser, realmente, la candidata a la alcaldía, a pesar de que ya lo es –oficialmente—tras unas primarias que se convocaron con toda celeridad.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.