Interior de una discoteca con decenas de personas bailando en su interior
Interior de una discoteca con decenas de personas bailando en su interior

Se elevan a cinco las denuncias por pinchazos en discotecas de Barcelona

Los Mossos d'Esquadra insisten en que ningún caso se puede relacionar con tocamientos, abusos o agresiones sexuales

Guardar
Periodista

Los Mossos d'Esquadra tienen todas las hipótesis abiertas en los 17 casos denunciados --5 de ellos en Barcelona-- que investigan por pinchazos a jóvenes en discotecas de la capital catalana y Lloret de Mar, uno de ellos una tentativa, ya que en ningún caso se vinculan posteriormente con una violación o un robo.

En una entrevista en RAC1, la portavoz de los Mossos, Montserrat Escudé, ha insistido en que ninguna se puede relacionar con tocamientos, abusos o agresiones sexuales posteriores o con robos o hurtos, ya que las víctimas solo refieren que han sufrido un pinchazo. De las 17 víctimas, 16 son chicas y uno es un chico.

Escudé ha remarcado que los Mossos analizan este nuevo "fenómeno" de forma intensa, ya que son conscientes de que crea "alarma social" y "angustia" en el ocio nocturno tras la fatiga pandémica, y que tienen todas las líneas de investigación abiertas para tratar de descubrir el "objetivo" de los pinchazos.

INVESTIGACIÓN "COMPLEJA"

La portavoz de los Mossos ha alertado de que se trata de una investigación "compleja", que requiere de tiempo, y ha recordado que en Francia se vivió un proceso parecido. Preguntada por si los autores podrían ser turistas que vienen a veranear en poblaciones de ocio nocturno catalanas, Escudé ha indicado que no lo pueden confirmar, más allá de que sería una hipótesis, como otras con las que trabajan los investigadores.

Interior de una discoteca con varios usuarios / EUROPA PRESS
Interior de una discoteca con varios usuarios / EUROPA PRESS

MÁS PROTECCIÓN EN LAS DISCOTECAS

Con el aumento de pinchazos en locales de ocio nocturno, la patronal FECASARM ha anunciado que las discotecas en las que se han registrado denuncias de pinchazos ya están implementando mayores medidas de seguridad, de acuerdo con estándares internacionales, para reducir el número de casos.

Esas medidas pasan por implantar protocolos para evitar agresiones sexuales, colocar carteles informativos en barras y lavabos, disponer de más cámaras de videovigilancia, hacer cacheos en la entrada de los locales y formar a todo el personal en materia de seguridad, entre otras acciones.

La patronal ha destacado que, según la información que han obtenido a través de los Mossos d'Esquadra, España no es una excepción en la expansión de los intentos de sumisión química con pinchazos, sino que en Francia también han crecido esos casos con la reapertura del ocio nocturno tras el parón de la covid-19.

LA SUMISIÓN QUÍMICA EN CATALUÑA

Los Mossos están pues a la espera de determinar si estos pinchazos, de los que por ahora no consta ninguna violación posterior, son el embrión de un nuevo modelo de sumisión química. De hecho, según los últimos datos policiales, entre el 1 de enero de 2021 y el 12 de junio de 2022 se recogieron 288 casos relacionados de manera directa con este tipo de violencias sexuales aprovechando el aturdimiento de la víctima con alcohol o drogas. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.