Eloi Badia
Eloi Badia

Eloi Badia

Guardar
Joaquim Roglan critica a Colau
Doctor en Periodismo y profesor universitario retirado
Actualizado: 22/01/2023 17:29 h.

Cuando ha logrado ser cabeza de lista de los concejales más nefastos de Barcelona desde el siglo XIX, Eloi Badia se va o le echan su ama Colau y su partido. Sus excusas: ser padre, bajar el ritmo de trabajo (aunque no se le conozca uno productivo), y ser feminista preocupado por el cuidado de la prole. Como nunca ha sabido hacer nada bien, puede que haya suspendido el cursillo de masculinidades podemitas. Ya le pasó con las oposiciones para ser funcionario y tuvo que conformarse con que lo sea su señora. También acumula causas pendientes con la Justicia sin la inteligencia mínima para dimitir. Y su balance de fracasos y desastres ya es insoportable para millones de ciudadanos perjudicados por su gestión, si se puede llamar así a su paseíllo  por el Ayuntamiento.

Concejal de Emergencia Climática y Transición Ecológica no ha logrado remunicipalizar el agua, ni crear una funeraria pública, se le hunden nichos en Montjuïc, falla su sistema de recogida de basuras que alimenta a las ratas y cucarachas. Además, está acusado de atentado ecológico por su incineradora de Sant Adrià y de ceder locales a los okupas. Autoritario, incapaz de dialogar con los vecindarios que menosprecia y sobrado de soberbia infantil, Badia ha sido miembro de entidades como Ingenieros Sin Fronteras, formando parte de esa red en la que está el Observatorio Desc de Alibabá y los cuarenta comunistas de lujo. Mentor de Colau, ella le ha agradecido con hipocresía su servilismo. Porque sabe que Badia anuncia una cosa y hace otra, lo mantiene en el cargo cuatro meses para degradar más a Barcelona y huir antes de que el electorado lo envíe al olvido.  

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.