Juan Alpuente atiende a sus clientes en la churrería más viral de Barcelona, que se traslada / METRÓPOLI
Juan Alpuente atiende a sus clientes en la churrería más viral de Barcelona, que se traslada / METRÓPOLI

La churrería más viral de Barcelona se traslada

Se trata de la Churrería Alpuente, que existe desde 1956 y disparó sus ventas gracias a TikTok

Guardar
Periodista
Actualizado: 10/10/2022 15:02 h.

Una de las churrerías más famosas de Barcelona se traslada. Se trata de Alpuente, la churrería más viral de TikTok que disparó sus ventas gracias a su éxito en la plataforma.

 Juan Alpuente, un churrero que se adentró en la profesión desde pequeño siguiendo el legado de su familia, se lanzó a publicar contenido en la plataforma durante la pandemia y se viralizó hasta marcar un antes y un después en su comercio. 

Hasta la fecha la churrería Alpuente estaba ubicada al lado del Mercat dels Encants. No obstante, por orden del Ayuntamiento, el puesto de Alpuente se traslada al lado del Teatro Nacional y del Auditori –muy cerca del emplazamiento actual–. En concreto, estará en la calle de Padilla. Según ha informado el churrero a Metrópoli, el traslado se realizará este martes, 11 de octubre y su intención es "estar operativo de nuevo este fin de semana".

8 AÑOS EN EL LUGAR

Alpuente lamenta el traslado porque asegura que para él es muy especial el lugar donde se encuentra actualmente. "Están siendo unos días difícles", asegura.

No obstante, espera que el cambio sea una "oportunidad" para sorprender a sus clientes con "cosas nuevas". El churrero se despidió de su puesto en en el cruce de la calle de Ribas y la calle de Castillejos este domingo, 9 de octubre, y está haciendo difusión del cambio en sus plataformas para que sus visitantes sepan donde estará a partir de ahora.

Distintos productos de la churrería Alpuente / METRÓPOLI
Distintos productos de la churrería Alpuente / METRÓPOLI

SEGUNDO TRASLADO

La Churrería Alpuente tiene más de 60 años de historia aunque no siempre ha estado en su ubicación actual. Anteriormente el puesto se encontraba donde actualmente está la famosa clariana de Glòries, pero lo trasladaron hace 8 años por el cambio de emplazamiento del Mercat dels Encants. 

"Hubo una época en la que lo pasamos muy mal", explica Juan. Durante unos años, la regulación municipal de las churrerías en Barcelona fue muy polémica, ya que se limitaban los traspasos y traslados

AUMENTO DE VENTAS 

El éxito de la churrería en las redes sociales se debe al "tiempo libre" de Juan durante la pandemia. El hecho de que la churrería estuviese un mes con la persiana bajada hizo que probase TikTok y, sin saberlo, se convirtió en una estrategia de negocio clave.

"Desde que me hice popular mis ventas se han disparado entre un 20% y un 30%", celebra Juan.  

PÚBLICO FIEL 

Una gran parte del público de Juan es el de siempre: muchos de sus clientes eran fieles de la antigua parada de su padre. Desde trabajadores hasta visitantes del mercado o vecinos de les Glòries visitan a Alpuente cuando quieren darse un capricho o como rutina. 

Su aventura en las redes también le han servido para conocer a gente nueva y hacer más "ameno" el día a día en su trabajo. "Vienen a visitarme, grabamos contenido juntos y veo el día a día en el trabajo desde otra perspectiva", contaba con alegría el churrero a Metrópoli en abril.

Clientes esperan para ser atendidos en la churrería Alpuente / METRÓPOLI
Clientes esperan para ser atendidos en la churrería Alpuente / METRÓPOLI

SUBIDA DE PRECIOS

Juan también sufre las consecuencias de la subida de precios en su negocio. La garrafa de aceite de 25 litros que antes costaba 65 euros ahora le cuesta 110 euros. 

En sus productos, él solo utiliza aceite de orujo de oliva mezclado con AOVE. Alpuente cuenta que, ante este gasto, ha subido un poco los precios pero "prácticamente nada". Por ejemplo, el pack de chocolate con churros ahora vale unos 10 céntimos más". "No puedo subirlos en proporción a la subida de la materia prima porque sino la gente también dejaría de venir", dice el propietario.

TRADICIÓN Y PRODUCTOS

A pesar de haberse convertido en un "influencer", Juan está convencido de que seguirá trabajando como lo ha hecho toda la vida y como aprendió en su familia.

Además de sus tradicionales churros y porras, Alpuente vende bolsas de chips de todo tipo y porras de sabores: de kinder, chocolate o crema. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.