Tráfico en la Ronda de Dalt de Barcelona / EUROPA PRESS
Tráfico en la Ronda de Dalt de Barcelona / EUROPA PRESS

Los expertos de Barcelona Global piden incluir al Estado en la ATM

El lobi empresarial genera diversas propuestas para mejorar la movilidad tras el rechazo que generan las reformas del equipo de Colau

Guardar
Manel Manchón
Director Adjunto de Metrópoli
Actualizado: 14/03/2022 11:34 h.

Las políticas de movilidad se han convertido en el gran eje del equipo de la alcaldesa Ada Colau. La reforma de Via Laietana y de la Rambla han generado un alud de alegaciones por parte de entidades y de partidos políticos. Y los expertos se han movilizado. Barcelona Global trabaja desde hace meses con sus propios expertos y se ha pronunciado en diversas ocasiones. Entre las propuestas que ahora ofrece destaca la transformación de la ATM, la Autoritat del Transport Metropolità, para que sea un instrumento que también “planifique” y que integre a las distintas administraciones con responsabilidades. Por ello, los expertos han elaborado un documento en el que piden “incluir” a la administración del estado, así como los organismos que dependen de él y que “impactan con fuerza en la movilidad como Adif y Renfe”.

Barcelona Global lleva tiempo centrada en las cuestiones de movilidad, con la convicción de que las administraciones no presentan alternativas viables, a partir de su voluntad de erradicar el coche particular en los centros urbanos. El consistorio de Barcelona, en especial los comunes de Ada Colau, insiste en retirar el coche de la ciudad, pero sin pensar, --o sin presentar—en un modelo para el área metropolitana. La patronal Foment del Treball también ha reclamado que se implementen soluciones para todo el área metropolitana, pero el Ayuntamiento de Barcelona solo busca, como se señala uno de los expertos relacionados con Barcelona Global, “una ciudad para vecinos y vecinas de Barcelona, una especie de centro urbano feliz, con todos circulando en patinete eléctrico”.

OPERADORES DE BICING

La solución, por tanto, que se propone incluye una serie de medidas que busquen la racionalidad y huyan de la bronca política. En esa idea de que se incluya al estado en la ATM, se señala también que figuren los operadores públicos de la movilidad, como TMB, FGC, Renfe y BSM en la toma de decisiones. Y que se cuente con los concesionarios privados de la movilidad, ya sea respecto al transporte de colectividades como de la movilidad compartida.

Una estación del Bicing en Arc de Triomf / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA
Una estación del Bicing en Arc de Triomf / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

Una petición que distintos colectivos reclaman y que Barcelona Global hace suya es que se “revierta” la mala experiencia en la concesión de licencias para motos y bicis compartidas en la ciudad de Barcelona y se apueste por la calidad del servicio, “la integración de operadores y el ámbito metropolitano”. Y es que un usuario del Bicing debe cambiar de operador cuando pasa, por ejemplo, de Barcelona a L’Hospitalet, y al revés, algo poco natural para vecinos de todo el área metropolitana, que pasan de un lado a otro de forma constante porque entienden que es el mismo entorno urbano.

PEAJE URBANO

En lo que insiste Barcelona Global, un lobi empresarial que preside Aurora Catà, con Mateu Hernández de CEO, es en ejecutar “con rigor” lo que se reclama desde hace años. La entidad planteó en octubre de 2020 que se regulara el acceso de los vehículos al área metropolitana, que se pusieran en marcha los llamados Park and Ride, que se transformaran los aparcamientos y las estaciones de tren y de metro “en centrales de logística de proximidad”, o que se ponga en marcha un sistema eficiente de logística de última milla.

Ahora, con la polémica desatada por el consistorio, determinado a cumplir su plan de ‘superillas’ en el Eixample, con la restricción al coche que implicará, y sin que se haya resuelto un acceso distinto desde el área metropolitana, los expertos de Barcelona Global entienden que hay que implementar medidas más atrevidas.

Un bus de transporte público (TMB) en vía Laietana de Barcelona / TMB
Un bus de transporte público (TMB) en vía Laietana de Barcelona / TMB

Se fórmula, por tanto, la puesta en marcha de un modelo de regulación del acceso en vehículo privado basado en el peaje urbano o, en su defecto, en un incremento de la zona verde. Se admite que puede ser controvertido, pero se señala que hay muchas ciudades con ese modelo, mientras que, de forma paralela, se opte por una mayor inversión en transporte público.

PÉRDIDA DE COMPETITIVIDAD

Otra de las propuestas es que se desarrolle un modelo de Park and Ride en la Región Metropolitana integrado en el sistema de movilidad, con un modelo de financiación que permite la inversión. Y se reclama favorecer la fluidez del tráfico en el centro de Barcelona trasladando los carriles bici a vías menos intensas de tráfico.

Con las actuaciones del consistorio, con esa bandera que ha hecho suya el partido de Ada Colau, para que coche ‘desaparezca’ de la ciudad, lo que se consigue es el efecto contrario, respecto al respeto por el medio ambiente. Ese es el análisis de Barcelona Global, que ve como el centro de Barcelona “se ve cada vez más congestionado, lo que le resta competitividad como destino de ocio y negocio dados sus crecientes problemas de congestión”, porque concentra el tráfico en unas pocas calles, con una contaminación mayor. Y, a la vez, los residentes en la Región Metropolitana “sufren” un incremento en el tiempo de desplazamiento en vehículo privado dadas las restricciones al centro y la falta de ejecución de determinadas infraestructuras clave de acceso a la ciudad”.

Una de las superillas de L'Eixample que construirá el equipo de urbanismo del ayuntamiento por orden de Ada Colau / AJUNTAMENT DE BARCELONA
Una de las superillas de L'Eixample que construirá el equipo de urbanismo del ayuntamiento por orden de Ada Colau / AJUNTAMENT DE BARCELONA

El dilema que plantea Barcelona Global, los expertos con los que cuenta, distintos exresponsables de la movilidad en el Ayuntamiento de Barcelona y patronales como Foment del Treball es qué hacer con todos aquellos ciudadanos que quieren acceder a la ciudad y que han hecho de Barcelona la “verdadera ciudad metropolitana”, y que viven en la región metropolitana, y no todos lo hacen al lado de estaciones de tren. ¿Se les expulsa de Barcelona?

Para el consistorio, gobernado por los comunes, junto al PSC que se ha ido distanciando de forma progresiva de esas políticas, pero no de forma contundente, el centro de todo son los vecinos del municipio estricto de Barcelona. Sin embargo, como insiste Barcelona Global, Barcelona debe ser concebida, porque lo es en la práctica, como la ciudad metropolitana que incluye toda la mancha urbana hasta el Vallès Occidental y Oriental.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.