Recreación de la reforma de la Rambla tras las obras / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA
Recreación de la reforma de la Rambla tras las obras / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

Las obras de reforma de la Rambla empezarán el 3 de octubre

Los trabajos de la primera fase durarán 18 meses, ha dicho la alcaldesa Ada Colau, y arrancarán por el ámbito de Drassanes

Guardar
Jordi Subirana
Periodista de Metrópoli Abierta
Actualizado: 19/09/2022 14:45 h.

La reforma de la Rambla empezará el 3 de octubre. Así lo ha asegurado la alcaldesa Ada Colau en una entrevista en el programa Fora de Plató de RTVE. Según la primera edil de la ciudad, las obras de la primera fase se prolongarán 18 meses.

La remodelación del paseo más internacional de Barcelona acumula años de retraso. El plan de ordenación de la Rambla se aprobó en pleno municipal en mayo de 2016, es decir hace más de seis años. Los trabajos empezarán por el ámbito de Drassanes, por las cercanías del monumento a Colón y de Santa Madrona.

EL ENTORNO DEL MONUMENTO A COLÓN

Los primeros cambios se verán por debajo del centro Arts Santa Mònica. Está previsto que se modifique el trazado de la avenida de las Drassanes para facilitar la llegada al litoral. La idea es crear una nueva plaza con árboles que incentivará los usos sociales y renovará el encuentro entre el paseo, Drassanes y Colón [ver aquí la nota de prensa]. En total se actuará sobre 23.000 metros cuadrados.

El pavimento será una de las principales novedades en este tramo y en toda la futura Rambla. Ya no habrá más asfalto, y el nuevo pavimento será de piezas de distintos formatos de piedra natural, concretamente granito y pórfido, que cubrirá todo el espacio del eje, por lo que hará de elemento unificador de fachada a fachada, ha explicado el Ayuntamiento.

Imagen de la futura reforma de la Rambla / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA
Imagen de la futura reforma de la Rambla / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

Durante este 2022, la esperada transformación del paseo solo dispondrá de unos tres millones de euros -de los 44,5 millones totales-, según los últimos datos municipales. Será para iniciar unos trabajos, que acumulan más de 2.000 días de retraso, como denuncia un reloj que la entidad Amics de la Rambla ha puesto sobre el Cafè de l'Òpera. Para toda la primera fase serán unos 10 millones.

Para el presidente de Amics de la Rambla, Fermín Villar, la remodelación de la Rambla puede ser eterna. Calcula que unos siete años. Para Villar, la transformación es una obra de segunda para el Ayuntamiento. Hace unos pocos meses se expresaba así en declaraciones a Metrópoli. "Es un insulto. Somos como Zipi y Zape. Su padre les daba un vale cada vez que sacaban un 10 para que se compraran una bicicleta. En la reforma de la Rambla vamos igual, a trocitos". 

EL RESTO DE FASES

Tras la primera fase obras, se ejecutarán las otras cuatro, que son: Santa Madrona-Arc del Teatre, Arc del Teatre-Liceu, Liceu-Portaferrissa y Portaferrissa-Canaletes. El consistorio dice que las ejecutará más adelante, una vez terminada la primera. No se ha dado un calendario concreto sobre las restantes fases.

Amics de la Rambla, con una pancarta reivindicativa de la reforma / LLUÍS REGÀS
Amics de la Rambla, con una pancarta reivindicativa de la reforma / LLUÍS REGÀS

'SUPERILLA' DEL EIXAMPLE

La lentitud de las obras de la Rambla contrasta con otros proyectos municipales. Uno de ellos es la superilla del Eixample, cuya inversión supera los 52 millones de euros, y que se espera que esté lista antes de finales del actual mandato. Los trabajos se iniciaron el 16 de agosto y se prolongarán durante ocho meses y medio. Cuestión de prioridades.  

DIBUJO DE ITZIAR GONZÁLEZ

El dibujo de la Rambla, elaborado por el equipo Km 0, que dirigió la arquitecta y exconcejal de Ciutat Vella Itziar González, hace ya tiempo que está terminado. A grandes rasgos, el proyecto de la Rambla, con un presupuesto total de 44,5 millones, prevé construir tres grandes plazas a la altura del Pla del Teatre, el Pla de la Boqueria y el Pla de l'Espai Moja-Betlem. Las tres plazas serán de plataforma única para mejorar la conexión entre el Raval y el Gòtic.

Imagen virtual de la reforma de la Rambla / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA
Imagen virtual de la reforma de la Rambla / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

EL PASEO SE CERRARÁ A LOS COCHES PRIVADOS

Una vez terminada la reforma, la Rambla cerrará el tráfico a los coches privados. Solo podrán pasar los vecinos, los vehículos de servicios y emergencias, el transporte público y las bicicletas. El paseo ganará más espacio para los peatones, ya que las aceras laterales tendrán un mínimo de tres metros. La vía tendrá un único carril de circulación -es decir, uno de bajada y otro de subida- con una amplitud de 3,5 metros.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.