Colau y Ayuso en una imagen de archivo
Colau y Ayuso en una imagen de archivo

Ayuso, la baza secreta en la campaña electoral de Colau

La estrategia de la candidata de los comunes pasa por fijar a la presidenta madrileña como su principal rival, ignorando y minusvalorando a PSC y ERC

Guardar
Periodista

Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la comunidad de Madrid, será una de las protagonistas de la campaña electoral de Barcelona. No por voluntad propia, sino arrastrada por la actual alcaldesa y futura candidata de Barceona en Comú (BeC) a la alcaldía de la capital catalana, Ada Colau. Porque, por raro que parezca, Ayuso es una de las principales bazas que tiene en la manga Colau para su campaña. La estrategia de la lideresa de los comunes pasa por hacerse la principal contrincante de ll líder del PP… de la Comunidad de Madrid. Ni siquiera se confronta con el aspirante a alcalde (y actual primer edil), José Luis Martínez Almeida, sino que su meta es Ayuso.

El motivo de esta estrategia es sencillo: Ayuso es mujer y es referente en el PP y en la política nacional. Colau quiere ser también el referente en Cataluña. Colocándose como la principal opositora de Ayuso, no solo se sitúa como el principal rival del PP, sino que ningunea a sus principales rivales en Barcelona, que son el socialista Jaume Collboni y el republicano Ernest Maragall. Minusvalorando a PSC y a ERC, pone a todos en el mismo saco e intenta que se visualicen como la misma cosa de cara a la opinión pública. Fuentes solventes explican a Metrópoli que la confrontación con la presidenta madrileña le da a la alcaldesa de Barcelona una imagen mucho más visible y un caché singular: se presenta como la candidata antiPP y desplaza y anula la oferta del PSC, que es quien le puede robar más votos.

La presidenta de la comunidad de Madrid Isabel Díaz Ayuso / EFE
La presidenta de la comunidad de Madrid Isabel Díaz Ayuso / EFE

UNA ESTRATEGIA INTELIGENTE

“Es una estrategia inteligente, porque de un plumazo se erige como la única alternativa y provoca que el elector identifique a socialistas con populares situando a Colau como alternativa a ambos”, señalan las fuentes. Por eso en los últimos días tanto ella como su partido han sacado en distintas ocasiones el nombre de Ayuso a colación. “La batalla entre dos mujeres de su condición es muy atractiva, electoralmente hablando, para la opinión pública. Son dos mensajes contradictorios, de dos líderes que no dudan en retorcer la realidad y que no tienen piedad para con sus rivales. Independientemente de sus ideas políticas, técnicamente, son lo mismo. A ambas les interesa presentarse como las adalides de una determinada opción política y laminar a los rivales que tienen enfrente. También ambas tienen un punto populista y son maestras en fijar un enemigo exterior para justificar sus propuestas y sus posicionamientos”, subrayan estas fuentes.

“Barcelona es la gran ciudad de todo el Estado, con el paro más bajo, más que Madrid. Al final, resulta que la derecha no gestiona tan bien como nos lo han intentado hacer creer”, lanzan los comunes (y la propia Colau) apropiándose del asunto de la bajada del paro, cuando esa tasa depende de las políticas del Gobierno central y no del municipal. Así lo comunican en sus redes sociales y en sus foros de discusión, donde alimentan a diario el argumentario de los activistas para que puedan extenderlo.

UN CARTEL SIGNIFICATIVO

Los comunes ya distribuyeron entre los suyos un cartel con los “cuatro datos para estar orgullosa de Barcelona”. Destaca una foto grande de Colau con el número de “4.000 viviendas” y una foto pequeña de Ayuso con el título de “1.200 viviendas”. En otro apartado, compara la tasa de paro de Madrid con Barcelona: 10,7% la capital de España y 7,5% la capital de Cataluña. El tercer apartado detalla: “Barcelona dobla a Madrid en gasto cultural. Mientras el Ayuntamiento de Barcelona destina el 6,8% del presupuesto a Cultura, la Generalitat solo invierte un 1,3%”. Y destaca tres cifras: 135 euros por habitante el Ayuntamiento de Barcelona; 38 euros por habitante la Generalitat de Cataluña; y 63 euros por habitante la Comunidad de Madrid”. El último dato es el que señala que “Barcelona vuelve a ser la capital del Estado líder en inversión social por habitante”, destacando que invierte 235 euros por habitante, mientras que la media de inversión social en España es de 86,86 euros, aunque obvia la de Madrid.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en una imagen de archivo / David Zorrakino - Europa Press
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en una imagen de archivo / David Zorrakino - Europa Press

Esta última aseveración es cierta: de las capitales de provincia es la primera del ranking. En la media nacional es la segunda, solo superada por Alcalá la Real y seguida por Esparreguera. Madrid, como ciudad, no aparece en la lista de los primeros 52 municipios con mayor inversión per cápita. El resto de los datos se deberían de poner en cuarentena. La política de vivienda de Colau ha sido un completo fracaso: es verdad que ha prometido más de 8.000 viviendas para el 2025, pero esa será una meta inalcanzable, como inalcanzables fueron los números prometidos con anterioridad. El paro, por otra parte, no es una cuestión de política municipal, sino que en buena parte se debe a las políticas nacionales o autonómicas.

HISTORIA DE DOS CIUDADES

Ajena a esos datos que no son de cosecha propia, la verdad es que el verdadero tótem de Colau para recabar la atención es Ayuso. Su intención es convertir la campaña electoral de las municipales de 2023 en una competición entre Madrid y Barcelona. Es la lucha de la progresía contra la fachería, por decirlo en el lenguaje de los comunes. O sea, de las izquierdas contra las derechas. Ahí, en una maniobra no exenta de cierta brillantez, Colau cambia de rival y, lejos de confrontarse con su homólogo madrileño, Martínez Almeida, lo hace con la presidenta de la comunidad, Ayuso. El choque de las dos mujeres con un gran carisma llama mucho más la atención de la ciudadanía. Colau, que sabe como nadie manejar las campañas de imagen, entiende que es una baza a su favor situar a la presidenta madrileña como su principal rival, aunque esté lejos. Sabe que el solo nombre de Ayuso le puede reportar votos en un electorado que todavía está pensando a quién votará.

“Quiero que me ayudéis a hacer circular este vídeo para que le llegue lo antes posible a Isabel Díaz Ayuso”, decía a sus seguidores Colau este martes. En el vídeo en cuestión, denunciaba que la presidenta madrileña “tiene por costumbre meterse con la gente en general, siempre está como buscando pelea”. El banderín de enganche para enfrentarse a Ayuso es que Colau afirma que “se mete a menudo con la ciudad de Barcelona y suele utilizar bastantes fake news, mentiras constantes para decir que nuestra ciudad está decadente, etcétera”. Esa acusación, con una generalidad como principal leit motiv es una típica costumbre de Colau. La poca concreción sobre su oponente le da manga ancha para elegir los puntos donde colocar sus dardos. De ese modo, la alcaldesa de Barcelona echa mano de dos datos muy recientes para aportarlos a un debate que Ayuso ni siquiera había empezado (y que, por supuesto, no había mencionado): “Barcelona lidera la creación de empleo en todo el Estado, es decir, que somos de las grandes ciudades de España donde hay menos paro, por delante de Madrid”. La segunda noticia es que “Barcelona lidera por quinto año consecutivo la inversión social por habitante”.

Isabel Díaz Ayuso, en una imagen de archivo / EFE
Isabel Díaz Ayuso, en una imagen de archivo / EFE

LAS TRAMPAS DE COLAU

La trampa de la alcaldesa se sitúa a continuación: “Inversión social quiere decir, por ejemplo, que hemos creado un dentista municipal para que nadie se quede sin ir al dentista, que hemos creado psicólogo municipal en todos los distritos, gratuito, que hemos ampliado las becas comedor para que ningún niño ni niña se quede sin comer en las escuelas o que estamos haciendo más vivienda de alquiler que nunca. Muchísimo más que la comunidad de Madrid. Me gustaría que la señora Ayuso se diera por interpelada y quisiera discutir de estos temas”. Colau oculta, por ejemplo, que tanto un tribunal de lo contencioso-administrativo como el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) anularon el proyecto de los dentistas low cost municipales, puesto que no son competencia del Ayuntamiento, sino de la Generalitat. “No se ajusta al marco competencial definido legalmente ni puede considerarse una actividad complementaria, ya que incide en el ámbito de material de prestación de servicios sanitarios, competencia de la Administración autonómica”, dijeron los tribunales ante la denuncia del Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de Cataluña (COEC).

Pero el objetivo está fijado: movilizar a su electorado significa cabrear a un segmento de gente que se deja convencer fácilmente con mensajes generalistas y confusos. Cuanto más generalistas, mejor.

Las fuentes consultadas señalan que “aunque Ayuso pueda ser una de las protagonistas de la campaña de Colau, al final la alcaldesa tendrá que bajar a la arena a batirse con los candidatos de los otros partidos que se presentan en Barcelona. Ciertamente, a la presidenta de Madrid le puede interesar también esa confrontación para resituar al PP en el mapa barcelonés, pero no hay que olvidar que Ernest Maragall y Jaume Collboni son candidatos que le pueden ganar la partida a Barcelona en Comú y, quiera o no Colau, deberá engancharle con ellos en la campaña. No podrá vivir solo de Ayuso, aunque qué duda cabe que es un argumento de peso para utilizar en la campaña”. Sea como sea, la contienda electoral de las próximas municipales promete ser movida.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.